Viaje en globo aerostáticoNuestra otra pasión además de la metalmecánica, son los viajes en globo aerostático
 

En 1989, Peter Blaser tuvo la idea de llevar el nombre de la nuestra empresa por el mundo en un globo aerostático. Esta idea se ha convertido en un grupo deportivo corporativo que actualmente cuenta con 16 globos en Suiza, Alemania y EE. UU. Muchos empleados participan como pilotos, tripulantes de tierra y en mantenimiento. El viaje en globo aerostático es trabajo en equipo. Si deseas estar en el aire, el viento y el clima tienen que ser los idóneos. Innumerables clientes y empleados han tenido la suerte de volar en globo aerostático sobre hermosos paisajes. Estas hermosas aeronaves son bien recibido en todo el mundo. Ver el mundo desde arriba es una experiencia impresionante, la cual nos impulsa a cuidar nuestro planeta.

Un manera especial de salir de la empresa

El globo aerostático es solo una envoltura flexible al principio. Primero se extiende en el aparcamiento de las instalaciones de la empresa de Blaser Swisslube. Peter Blaser sitúa la cesta junto con dos ayudantes, coloca cuatro botellas de gas y fija dos ventiladores, que llenan la envoltura con aire. Solo cinco minutos después, el globo aerostático blanco y azul despega. 

Peter Blaser, al que a partir de ahora llamaremos Peter a secas, porque le gusta que lo tuteen en el aire, controla el globo sobre Hasle-Rüegsau. Lo hace con una mano en la válvula de gas, con la que introduce potentes llamaradas siseantes dentro del globo, con la otra mano usa una correa roja, con la cual abre en las aletas de tela en la parte superior del globo para soltar el aire.  

«¿Cuál es el destino del viaje?», preguntamos. 
«Sabemos de donde partimos», dice Peter, «pero nunca se sabe al 100 % donde aterrizarás cuando vas en globo aerostático». 

Puede que sea cierto. Sin embargo, uno tiene la impresión de que Peter Blaser sabe exactamente dónde aterrizará. El hombre que hizo de la empresa lo que es hoy, y de la que aún es presidente, ha estudiado cuidadosamente el clima durante más de 35 años al frente de Blaser Swisslube. Después de todo, ninguna empresa pasa simplemente de ser un proveedor de lubricantes en Suiza, a ser un productor mundial de fluidos de corte, con ventas en mas de 60 países. 

«¿Y cuánto dura el viaje?», preguntamos, aunque sospechamos la respuesta. «Alrededor de una hora, pero eso también puede salir de manera bastante diferente». 

El globo aerostático se desliza a pocos metros por encima de los techos de los pasillos de la fábrica, una vista panorámica de la compañía. Si no fuera pluricampeón suizo y subcampeón europeo el que pilota, uno se temería lo peor. La mayoría de los habitantes del pueblo todavía duermen, solo ladra algún perro, sorprendido por el sonido de las llamas siseantes del gas. Peter estimula ahora las esferas superiores y comienza a jugar con el viento.

Todo comenzó con el deseo de Peter Blaser de ser percibido como un gran empleador en la región, más allá de los confines de Emmental. Un globo aerostático con su enorme superficie pintada le pareció el instrumento adecuado debido a el área suavemente ondulada. «No quería pilotar el globo yo solo, pero el primer viaje me enganchó y me convertí en un apasionado del vuelo en globo aerostático», dice Peter. Hoy, una docena de globos llevan literalmente el logotipo de la empresa por todo el mundo. El grupo de globos aerostáticos del grupo se compone de 70 miembros. Incluso la filial de EE. UU. se contagió de la pasión y fundó su propio grupo de globos aerostáticos. Cuando un cliente sube a un globo de Blaser Swisslube por primera vez en su vida, como agradecimiento por una larga relación, la experiencia única une aún más al comprador con el proveedor. Ningún profesional de marketing podría haber ideado un concepto mejor para promocionar su imagen, motivar a los empleados y crear un vínculo con los clientes al mismo tiempo.  

Peter ahora pilota nuestra nave a 2,000 metros de altitud. El sol de la mañana baña los Alpes Suizos cubiertos de nieve con su luz dorada. El mundo es un paisaje de juguete desde aquí, y es fácil imaginarse a Peter haciendo nuevos planes para la expansión, dada la fantástica vista de lo atractivamente desconocido.  

Después de exactamente una hora, los vientos medios y altos han llevado el globo de vuelta hacia Hasle-Rüegsau trazando un amplio arco y Peter aterriza exactamente en el punto desde el cual despegamos. ¿Qué dice el creador de la compañía, el igualmente entusiasta piloto de globos y actual CEO, Marc Blaser? «Nunca prometer demasiado, pero ofrecer más, y nunca perder la visión de conjunto». 

Marc Blaser heredó de su padre el talento y la pasión por el vuelo en globo aerostático. Como miembro del equipo nacional Suizo, participa con éxito en encuentros y competiciones internacionales de vuelo en globo aerostático.

¡Tu navegador está anticuado!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora

×